Gracias, Miguel

Print Friendly

Asumir una tarea ingrata a cambio de nada, reconducir un conflicto con sentido del humor o tomar una decisión controvertida con buen criterio, como si ninguna de estas acciones conllevara mérito alguno. Con esta generosidad y buena disposición actuaba habitualmente Miguel Torre. Hay personas que consiguen hacer la vida más fácil a los demás con la misma naturalidad con la que respiran. Su presencia es discreta, pero su ausencia llega a pesar como una losa.

El padre de Miguel y marido de Pepa Muruzábal, que nos dejó el pasado 13 de agosto

El padre de Miguel y marido de Pepa Muruzábal, que nos dejó el pasado 13 de agosto

El padre de Miguel y marido de Pepa Muruzábal nos dejó el pasado 13 de agosto. Durante los 16 años que colaboró con la Fundación Síndrome de Down de Cantabria supo poner sus conocimientos como jurista, su capacidad de trabajo, su sentido común y su afilado sentido del humor al servicio de las familias y la institución, sin recibir nada a cambio. Actuaba de forma desinteresada desde la profunda convicción personal de que eso, y no lo contrario, es lo normal. Sigue leyendo

Palabras para Germán

Print Friendly

Grupo de trabajadores de la Fundación Síndrome de Down de Cantabria

Germán sigue entre nosotros a diario...

Germán sigue entre nosotros a diario… Especialmente los miércoles

Todos nosotros hemos querido expresar nuestros sentimientos. Esforzándonos mucho, hemos organizado esta misa y te hemos escrito unas palabras en recuerdo a ti, Germán, y de apoyo a tu familia.

Es inevitable decir que, a veces, cuando estamos en la Fundación, nos entran ganas de llorar. Nos acordamos muchas veces de ti, Germán. Muchos miércoles por la tarde hablamos sobre ti…

Hay una silla vacía… Sigue leyendo

En recuerdo de Celia

Print Friendly

La Fundación llora la pérdida de la niña 

Celia Poyatos

Celia Poyatos, con la camiseta del Racing

La muerte de un ser querido siempre es un momento muy duro y más cuando la persona que fallece es sólo un niño. El reciente fallecimiento de Celia Poyatos, de cinco años, ha dejado a la Fundación sumida en un intenso duelo. Pese a su larga enfermedad que tanto interfirió en su vida ordinaria, era una niña despierta, animosa y sociable, que rápidamente se hacía querer. Sigue leyendo